Aprendiendo a crear tiempo

Últimamente no escribo mucho por aquí ni por otros medios en los que suelo contar mis batallas personales y profesionales.

Lo cierto es que me encuentro copado de tiempo con la empresa que estoy creando, mi trabajo diario en Ideateca y en intentar encontrar la forma de liberarme de ciertas tareas que tengo que hacer y que siento que me hacen perder productividad.

Esta sensación me ha llevado a fijarme un simple objetivo: aprender a delegar en todo lo posible y marcarme objetivos a corto plazo. Es evidente que hay cosas que no se pueden delegar y menos si estas creando una empresa, pero lo que realmente es insostenible es intentar abarcar todo tú solo.

Pensar en tus objetivos en un plazo superior a dos semanas he aprendido que es engañarse a uno mismo, sobre todo si sabemos que podemos conseguirlo. Cuando tienes experiencia en un campo técnico y tienes un campo de visión más o menos amplio, sabes o intuyes, con una extraordinaria precisión, que variables influyen a la hora de conseguir terminar un proyecto y, en el caso de no dominarlas sabes quien te puede orientar para conseguir tus objetivos. Pero eso no es todo lo necesario para sacar las cosas adelante, se necesitan estrategias, voluntad de ejecución, conocer tus límites y ser consciente de factores externos que pueden convertir ese proyecto que era pan comido en un domo kun que te haga la vida imposible durante meses.

Hace meses os comenté que ya no iba a ofrecer mis servicios como desarrollador web freelance, y creo que es una de las mejores decisiones que podría haber tomado. Sobre este tema pienso que el desarrollo tradicional no tiene futuro ya que, después de conocer la filosofía de trabajo que conlleva el desarrollo de software como servicio, veo ridículo, absurdamente complejo y necesariamente caro un desarrollo a medida que corra en el entorno y contexto de un cliente.

Desde ahora mi intención es evitar este tipo de proyectos, delegar el trabajo técnico que no sea prioritario en otros profesionales y crear procesos de ejecución a corto plazo.

Pero hay más puntos que quiero delegar y ya estoy buscando la forma de conseguirlo. Desde citas personales, recados, reservas de vuelos, y otras cosas a las que tenga que dedicar tiempo, hasta otro tipo de asuntos más importantes.

Sobre este último tema estoy buscando servicios de Asistentes Virtuales. Me interesan tanto profesionales freelance como agencias, me da lo mismo en que lugar del mundo se encuentren, pero que entiendan castellano/español perfectamente.

Ya os contaré como voy automatizando todo esto.

8 comentarios en “Aprendiendo a crear tiempo”

  1. @Carlos por la seguridad con la que lo preguntas supongo que te refieres a “La semana laboral de 4 horas”, es el que yo me encuentro leyendo entre viajes del metro.

    Al margen de lo fantástica que pueda parecer la experiencia de Timothy Ferryss, da unos consejos para enmarcar. Un lectura recomendable sin duda.

    Un saludo y seguimos en contacto ;)

  2. Pues si, me refería a ese en concreto Asier y como dices, da consejos dignos de ser enmarcados.

    Veré que tal me desarrollo con algunos de ellos y ya iremos compartiendo experiencias.

    Por cierto ¿has encontrado algo útil referente a Asistentes Virtuales?

  3. Si lo típico que se encuentra buscando en google un poco, pero prefiero probar antes de recomendar. He visto alguno por Barcelona, pero lo suyo es buscar en un huso horario que cubra tu noche en algunos casos.

    Si descubres algo coméntame, yo haré lo propio ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *