Soluciones a corto plazo

“Siempre hay un plan”
Hannibal Smith (El equipo A, 2010)

Cuando nos enfrentamos a la incertidumbre, tomar soluciones a corto plazo de forma precipitada puede hacer que olvidemos el resto de estrategias a plazos algo más largos que teníamos pensadas y que en algunas ocasiones teníamos bastante avanzadas, por un intento más rápido de obtener la tranquilidad de tener todo asegurado.

Siempre aparecen ante nosotros soluciones o vías que aparentemente nos pueden salvar de una situación incómoda pero, si no pensamos en la cantidad de recursos que van a estar ocupados full time por la misma y el resto de tareas que no vamos a poder avanzar debido a tomar ese camino, puede llevarnos finalmente a una situación caótica en el peor de los casos o si tenemos suerte, a ningún cambio ni a mejor ni a peor (y yo personalmente pienso que todo cambio es interesante).

Sin embargo, puede resultar que también dicha jugada nos salga bien (o aparentemente mejor que haber tomado otras soluciones menos fáciles) y no tengamos miedo a repetir esa decisión en un futuro, cuando en realidad es posible que de lo que tengamos miedo es de apostar por lo que teníamos planeado en un principio o de nuestra propia capacidad para salvar la situación si esos planes no salen como teníamos previsto.

Si tomar dicha decisión nos lleva a un error, habremos aprendido y la próxima vez cuando nos recuperemos, será un poco más difícil dejarnos seducir por una solución aparentemente muy fácil e inmediata y tendremos más confianza en nuestros planes originales. Seguro que también sabemos identificar con mayor precisión los pros y contras de estas decisiones.

La incertidumbre siempre está presente y como he comentado alguna vez creo que debemos acostumbrarnos a ella si no queremos equivocarnos, agobiarnos o perder la cabeza. Desconozco si para las personas que lideran grandes corporaciones esto se cumple, pero desde lo que yo conozco no sé de ninguna persona que emprenda con un negocio desde 0 (y ya sabéis a lo que me refiero con desde 0) que no tenga que enfrentarse cara a cara con este problema.

Es difícil, incluso para personas acostumbradas de sobra a soportar la presión, enfrentarse a una situación en la que no se ve claramente que las cosas vayan a salir bien a medio o corto plazo.

Mantener la serenidad y confiar en nosotros mismos, y sobre todo en el equipo y la capacidad conjunta pueden hacer milagros.

Yo personalmente no creo en los milagros, creo en que las cosas funcionan cuando hay gente preparada detrás que con mente fría, apuesta fuertemente por sus capacidades, iniciativas y su conocimiento conjunto.

Un comentario en “Soluciones a corto plazo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *