Historia de dos charlas

Quería compartir con vosotros una experiencia que he tenido recientemente, algo que he aprendido a fuego, a pesar de que conocía la teoría al dedillo.

Como sabéis, este mes he dado dos charlas en dos eventos sobre programación: el BilboStack y el deSymfony2012.

Personalmente me gusta dar charlas casi tanto como escribir. De las dos formas puedo expresar cosas a otra gente que me escucha y que me lee. Puedo expresar ideas, cosas curiosas, experiencias y aportar valor a otros, es una sensación que me encanta.

Aunque no era la primera, ni segunda, charla que daba, en el BilboStack me bloquee totalmente y no pude estar al nivel que esperaba, algo que me llevó a escribir lo siguiente en twitter.

Me fallaron las slides pero eso no es excusa para bloquearme y hacerlo tan mal, más siendo una presentación de algo tan básico como lo que estaba presentando.

Fue impresionante ver cómo no me salían las palabras y que me olvidase de cosas que uso todos los días e incluso caí en fallos de novato tan típicos como leer la diapositiva.

Irónicamente esa misma semana me había leído este libro sobre cómo mejorar tus presentaciones, y cometí paso por paso todos los errores que se indicaban en el mismo.

BilboStack fue un evento que habíamos organizado entre WebDevBilbao, Simettric, PlainConcepts y la universidad de Deusto y resultó todo perfecto, muchísimo mejor que todas nuestras expectativas, todo genial menos por mi charla. Y como soy bastante orgulloso, me comió las malditas entrañas.

La charla de BilboStack me recordó a mis primeras actuaciones cuando era deejay y me presentaba a concursos. Teníamos que meter más de 20 canciones, de 6 minutos cada una, en unos 15 minutos de tiempo. A menudo, si no teníamos disponibles tres technics,  teníamos que colocar un vinilo encima de otro sobre el giradiscos para no perder tiempo en coger el siguiente disco de la maleta cuando tuviésemos que meter la siguiente canción.

Las primeras veces, cuando me tocaba cambiar de disco, estaba tan nervioso que los vinilos parecían pesar más de 20 kilos y al poner la aguja me temblaban hasta los dientes. Por no hablar de cuando la preescucha estaba muy baja y al subir el fader se escuchaban caballitos porque los beats no coincidían, o no había ajustado bien los BPM. Era un infierno de silvidos y esos quince minutos eran los peores de tu vida.

Como en 15 días tenía la siguiente charla, la de deSymfony, decidí pensar en qué había ido mal y cómo podía hacer que la próxima presentación fuese aceptable, a pesar de tratar sobre un tema más avanzado del que hablé en BilboStack.

Para los que no lo conocéis, deSymfony es una comunidad que está compuesta por los mejores programadores de php que hay en España, y en esta edición también contaba con referentes de varias partes del mundo a los cuales yo respeto muchísimo. Durante el evento notas enseguida que los asistentes, no sólo los ponentes, tienen un nivel muy alto y muchos trabajan con las últimas herramientas relacionadas con php. Me llegué a obsesionar durante esos días con mi penosa actuación en el BilboStack.

Sin embargo, esa presentación no fue mal e incluso a la gente le gustó. Hablaré más en detalle del deSymfony en otro post, pero antes quería hacer una reflexión sobre los puntos que voy a respetar para mis siguientes charlas a partir de ahora:

  • Dormir. En BilboStack no dormí la noche anterior. Este fue creo el principal motivo que me llevo a hacerlo tan mal.
  • No tomar café antes de la charla. Yo soy muy nervioso y a pesar de ello, me gusta el café. Aunque ahora tomo menos que antes, me encanta y lo necesito para currar, pero tomarlo antes de una charla no fue buena idea. Además cuando tengo sueño acumulado, mi memoria a corto plazo se ve afectada si lo tomo.
  • Ensayar en voz alta. Este fallo lo he cometido en más ponencias. Repasar las slides mentalmente no sirve para nada. Cuando realmente te das cuenta de las trabas que tienes al comunicar lo que tienes en la cabeza es al hablar, aunque no haya nadie escuchándote. Esto es clave y cuanto más lo hagas más seguridad transmites independientemente de cuanta gente esté escuchando o los fallos técnicos que ocurran.
  • Ensayar con publico antes de la charla. Días antes de mi charla, dí una parecida en webdevbilbao. Eso me ayudó a recoger feedback y ver qué partes de mi charla eran más interesantes.
  • No meterte en demasiadas cosas. Como dueño de un negocio y socio en otro, la semana que dí la charla de BilboStack estaba hasta arriba de trabajo y tenía un montón de preocupaciones y cosas pendientes en la cabeza. Es inevitable, hasta cierto punto.
  • Ser breve. Las mejores historias están en los comentarios de la gente al escucharlas.

Muchas gracias si estuviste en alguna de las dos ponencias, espero que esos minutos que estuviste escuchando fuesen de valor para ti.

7 comentarios en “Historia de dos charlas”

  1. Aupa!

    Yo estuve en tu charla de BilboStack y me gusto mucho la presentación. Sobre todo porque tocabas muchas herramientas diciendo cuatro pinceladas. Me devolviste la ilusión de tocar symfony2 y mejorar mis conocimientos de PHP. Con symfony2 he conocido composer, twig y doctrine. Me ha ayudado a profundicar en unit test.

    Por ahora metere esas herramientas dentro de codeigniter que es el framework con el que me siento más cómodo mientras voy profundizando en symfony2 y PHP5.

    A mi me sirvio de mucho!

    Gracias por compartir!

  2. Yo estuve en desymfony y tengo que decir que tu charla fue de las más inspiradoras. Me decidí por ella porque estoy a medio libro del RESTful de oreilly y me encantó el enfoque práctico y directo. Felicidades!

  3. Yo estuve en las dos y en ambas aprendí cosas nuevas :-) Al margen de todos los errores que te has apuntado para no repetir en próximas charlas, yo creo que otro error fue el hecho de compartir en público, durante la charla, el hecho de que lo estabas haciendo mal y te sentías avergonzado. Saber mostrarse natural incluso cuando las cosas fallan es algo que se puede trabajar y mejorar. Supongo que si te fallan las slides, te pones nervioso, te entran los sudores y tu propio orgullo hace que pienses más en tus errores que en salir del paso pues tiene que ser complicado. Lo importante es aprender de estas experiencias y no dejar de compartir tu conocimiento con el resto de nosotros :-)

  4. Hacerlo mal te ayuda a mejorar, parece una chorrada, pero a mi me han aportado mucho más las charlas que me han salido fatal que las que salgo satisfecho con el resultado.

    A mi me ayuda muchísimo encerrarme o aislarme en una sala o algún rincón en el slot anterior a mi charla.

  5. Yo estuve en tu charla de deSymfony y te vi muy suelto la verdad, con seguridad así que desde luego pasaste esa “autoprueba” con creces. Soy uno de los chicos con los que compartiste mesa en la comida justo antes de la charla.
    Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *