Mi último año y un mes

Hacía algún tiempo que no hacía una recapitulación escrita de lo que he hecho en los últimos meses a pesar de que os puedo asegurar que ha sido el año más intenso que recuerdo, de hecho, estos dos últimos años han sido los años que más cosas he aprendido de mí mismo y los últimos cuatro, además de ser en los que más he aprendido en general, han sido en los que más vivo me he sentido con diferencia.

Arranqué en Octubre del año pasado con una decisión bastante dura, que fue abandonar mi anterior empresa Blackslot, de la cual soy cliente, en la que hicimos cosas tan interesantes como Artesanio, para crear una agencia de desarrollo de proyectos para Internet llamada Simettric.

Simettric es mi proyecto principal y al que dedico más recursos. Mi objetivo es crear la agencia de desarrollo en la que me gustaría trabajar como empleado.

Simettric ha empezado ofreciendo servicios de desarrollo y diseño de servicios a clientes, pero su objetivo final es el de crear producto propio, producto que se va financiando precisamente con los servicios que ofrecemos.

En Simettric además de hacer el desarrollo, nuestro servicio más interesante es el de diseño de producto, que toma conceptos de metodologías recogidas en el diseño de servicios para ahorrar conflictos antes de iniciar los trabajos de diseño de interfaz y desarrollo.

A pesar de ser un proyecto ambicioso he decidido enfocar las cosas desde una perspectiva diferente a la que emplee en Blackslot como CEO, filtrando mucho más a mis clientes, evitando las interrupciones al máximo y sobre todo, tener horarios normales y mejorar la cantidad de tiempo que dedico a mi familia y amigos.

El filtro de clientes ha venido de forma natural gracias a la crisis actual y a contactos que tenía de años anteriores. Creo que cuando ofreces servicios o productos de valor real, no te es difícil encontrar clientes que los demanden y poder elegir, de entre esos clientes, con quién no quieres trabajar.

Una de las cosas que he aprendido es a no aceptar proyectos de clientes en los que no pueda tratar con el cliente final directamente. Me refiero a proyectos enteros, en los que tu cliente hace de intermediario y generalmente no sabe muy bien qué está vendiendo o existe una clara barrera de idioma.

Lo de los horarios fue más complicado, pero finalmente al trabajar en oficina a la que para  llegar tengo que coger el metro, ha sido fundamental para conseguirlo. Otro factor que me ha ayudado mucho es el quedar con mis amigos al final del día, cosa que me da puntos de vida y hace que las comeduras de cabeza del día desaparezcan.

Otro proyecto en el que estoy trabajando es 4Visions Manager, una plataforma cloud de gestión de proyectos, facturación y contactos para agencias de traducción, que además poco a poco irá incorporando funcionalidad de mercado de traducción y doblaje.

Es un proyecto en el que me animé a entrar como socio principalmente por la experiencia de mis socios en el campo de la traducción, algo que hace muy difícil a la competencia de base tecnológica crear un producto a la altura de lo que tenemos planificado.

Además de esto, desde Simettric estoy trabajando junto a otro partner en una solución de eCommerce basada en WordPress, orientada a pequeños y medianos comercios, así como agencias que se dediquen al diseño de themes o plugins para este cms, que requieran una solución que nos les ponga límites en el diseño web y personalización de soluciones para tienda electrónica.

Intenté comenzar el desarrollo de Typewriter, un concepto de editor de texto online + offline supersimplificado orientado a escritores, tanto escritores literarios como a personas que necesiten escribir documentación, pero me ha sido imposible dedicar recursos por el momento para poder ejecutarlo.

Junto a los proyectos de clientes que se han hecho desde Simettric, estos son los desarrollos que me han tenido ocupado, y me tienen ocupado, hasta la fecha.

Por otro lado he organizado algunos eventos y participado en otros. Es algo que me gusta y que me sirve para conocer gente con la que trabajar y nuevos clientes, aunque principalmente suele ser más productivo en lo primero.

Este año hemos organizado BilboStack, que en Enero tendrá una segunda edición, y PucelaTechDay con un éxito sorprendente.

Para ambos eventos hemos reservado una mañana de un sábado, en Bilbao y Valladolid, y parece que ese formato ha gustado mucho. Nos estamos planteando hacer otros similares en otras ciudades ya que la experiencia ha sido genial en ambas ciudades.

Otra iniciativa de este tipo con la que seguimos es ElComité, antiguo webdevbilbao, en la que nos reunimos un par de horas de una tarde la última semana de cada mes, para hablar de temas punteros de tecnología.

Intentamos aprovechar el cambio de nombre para organizar charlas más de negocio o iniciativas menos ligadas a la programación, pero no salió bien por lo que nos centraremos en el terreno técnico eso sí, no sólo en la temática puramente ligado a la programación.

De hecho, este martes nos reunimos de forma especial para organizar algo que llevaba tiempo deseando ver en Bilbao: alquilaremos una casa rural en Febrero en la que varios equipos desarrollarán en un fin de semana un proyecto real y utilizable en Internet. No habrá premio, el premio será su proyecto online y la experiencia vivida ese fin de semana, además claro está, de la visibilidad que tendrán los proyectos.

En esta reunión los equipos que tengan preparado su proyecto, lo presentarán y si hay gente que se anime a unirse a la iniciativa será buen momento para comentarlo. Los equipos podrán ser de una persona y el número total de asistentes para esta edición será de diez.

Otra experiencia interesante relacionada con los eventos fue mi participación como ponente en el deSymfony, evento en el que tuve la oportunidad de coincidir otro año más con los mejores desarrolladores php del país.

A pesar de todas estas cosas que estoy haciendo, he logrado mejorar mi calidad de vida personal. Recientemente me he reconciliado con viejas amistades y ha sido un paso muy importante para poder conseguir un equilibrio entre el trabajo y lo importante de esta vida.

Un objetivo que tengo en el tintero es el de conseguir crearme rutina de correr todos los días, algo que intenté antes de Abril sin éxito y que espero conseguir ahora inspirado por los consejos y la experiencia de Carlos Sánchez.

Al final, mi objetivo general es hacer cosas, pasarlo bien mientras las hago (muy importante para mí) y ser feliz. Con esto claro en mente no es difícil tomar ciertas decisiones profesionales que a priori parezcan radicales, poco inteligentes o nada sensatas según gente que suele ser dada a ofrecer o vender consejos, pero que les den, sed felices.

Un comentario en “Mi último año y un mes”

  1. Cada vez que leo a un joven empresario hablar en los términos que lo haces tu de verdad que me emociono y vuelvo a creer en la raza humana… Y aunque sea un poco exagerada la expresión es lo que siento al ver a alguien que se dedica en cuerpo y alma a su profesión y sus ambiciones pero que sabe corregir y detectar lo verdaderamente importante. Es cuanto menos para aplaudir. :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *