Socios tecnológicos

Hace meses leí una entrada en el blog de Desencadenado en el cual se argumentaba sobre por qué si eres una empresa que empieza en Internet y ninguno de sus promotores son de perfil técnico, no necesitas un cofundador técnico.

Es verdad que si lo que estás haciendo es un autoempleo en el cual das formación a través de un sitio web a nivel personal o montando una tienda online que refuerce tu venta a pie de calle, probablemente no necesites un socio que te mantenga un WordPress a cambio de un porcentaje, pero en una empresa en la que tu negocio sea más ambicioso y busques crecer en Internet, aunque sea para conseguir un techo de ventas con el que puedas vivir de forma cómoda con un equipo pequeño de gente y sin inversores, mi opinión es que si no cuentas con alguien con experiencia tecnológica muy bien pagado o como socio de la empresa, acabarás haciendo una chapuza.

En lo que sí estoy de acuerdo de ese artículo es en lo de aprender y experimentar. Si tienes tiempo para ello, te ayudará a valorar más a los profesionales que contrates o a tus socios que tomen decisiones técnicas y sobre todo, te ayudará a saber qué necesitas, priorizar y a descartar proveedores que te aseguran ofrecerte lo mismo que otros que te están ofreciendo algo completamente distinto y que es lo que necesitas.

Al margen de todo esto creo que hay bastante confusión sobre lo que es o no un socio tecnológico y por qué es necesario.

Si tienes una empresa tecnológica, tu core es la tecnología.

Una panadería no necesita un socio con perfil tecnológico, una empresa que se basa en una plataforma cloud sí.

En Internet la competencía es rápida, tremendamente vanguardista, busca llegar al usuario de la forma más cómoda para el mismo y sobre todo, reducir costes en personal y en caros procesos de comunicación y gestión. Todo esto se consigue tomando buenas decisiones tecnológicas.

Volviendo al ejemplo de la panadería, podríamos decir que el socio tecnológico para una panadería sería el que dijese qué horno hay que comprar, conoce y tiene relaciones con fabricantes de hornos de confianza que le hacen buen precio, tiene pensadas y preparadas soluciones para cuando el horno fallase o se quedase pequeño o incluso si hubiese que diseñar un horno desde cero, sabría cómo hacerlo y tendría la experiencia para tener en cuenta el coste de mantenimiento del mismo y las posibilidades de escalarlo para que no se quedase pequeño en un futuro. En algunas empresas, el socio tecnológico también se encargaría de la problemática del transporte del pan.

Un socio tecnológico no es un programador ni un CTO.

Normalmente cuando se llega a un acuerdo con un socio tecnológico, sobre todo al comienzo de la actividad comercial de la empresa, este socio (o socios) adquieren la labor de CTO, es decir, Director Técnico.

En muchos otros casos, por desconocimiento, se asume que el socio tecnológico o el Director Técnico van a ser los que programen la plataforma y en los peores casos se refieren a este socio como “el informático” o “los informáticos”, los que hacen un trabajo relacionado con “cosas” tecnológicas de menor valor que las que hacen el resto de socios.

Esto se da mucho entre perfiles mediocres de nuevos emprendedores (emperdedores como los definió Risto Mejide en uno de sus libros), animados por inversores escasos de dinero y con poca experiencia, que buscan dar el pelotazo documentándose con blogs y libros de cómo salir de la crisis gracias a Internet.

Y soy algo severo con estos perfiles al llamarlos mediocres, porque si tuvieran experiencia trabajando en empresas del sector tecnológico sabrían perfectamente que una plataforma de éxito no se construye con un sólo programador y que el CTO hace labores tan distintas como necesarias como las de un programador o un gestor de proyectos.

En empresas pequeñas es cierto que el socio tecnológico debe hacer varias funciones, la mayor parte labores que se asocian al cargo de director técnico, entre las cuales normalmente se encuentran:

  • Conocer las necesidades tecnológicas concretas en cada momento y a largo plazo de la empresa.
  • Tomar decisiones y negociar partidas de presupuestos en su área.
  • Buscar y seleccionar personal.
  • Buscar, seleccionar proveedores, y negociar con los mismos, en base a los recursos y necesidades de la empresa.
  • Comunicación, organización y seguimiento del trabajo de los proveedores.
  • Reducción de conflictos y problemas que tenga el equipo de desarrollo de la empresa.
  • Organizar junto al gestor de proyectos y el director de producto el trabajo a realizar por el equipo de desarrollo.
  • En caso de problemas, coordinar el trabajo entre proveedores y equipo de desarrollo.
  • Realizar los documentos que los proveedores tecnológicos requieran para evitar pérdida de tiempo y posibles conflictos.
  • Comunicarse de forma frecuente con el director general, el director financiero y el director de operaciones para que la información, el tiempo y el dinero se inviertan adecuadamente en los recursos que hacen que la empresa produzca y se eviten problemas en caso de fallo.

En algunos casos un socio tecnológico es necesario incluso teniendo equipo técnico.

Hay determinadas situaciones en las que una empresa cuenta con un equipo de desarrollo e incluso un director técnico, pero necesitan un socio tecnológico.

Normalmente estos socios tecnológicos se encargan de una parte crítica de la empresa, asesoran o dotan de un valor determinado que hace a la empresa ser competitiva ahorrando costes significativos o la dotan de otras ventajas con respecto a la competencia.

Las alianzas tecnológicas no sólo se realizan cuando una empresa cede parte de su porcentaje. Hay otras fórmulas como dejar de comercializar o desarrollar otros productos determinados, ofreciendo los que tu socio ofrece a cambio de un porcentaje de la venta o una suscripción.

Otras ocasiones la empresa no dispone de equipo tecnológico y no se asocia con un sólo socio que vaya a trabajar al 100% en la empresa, sino con una agencia de desarrollo o con el propietario de la misma, que provee  a sus socios de los recursos técnicos y experiencia que dispone. Estos recursos son sus contactos (proveedores, clientes), su equipo de desarrollo, su experiencia, su marca.. en definitiva todo lo que una agencia puede ofrecer.

Yo es el modelo que más defiendo y en el cual tengo experiencia.

Que un socio tenga perfil tecnológico no significa que sólo tenga experiencia en tecnología.

Muchas personas son escépticas a creer que alguien de otro campo profesional o que no tenga cierta formación oficial, pueda saber más que ellos en el campo que ellos aseguran dominar.

Hay empresas o personas, que tienen mucha experiencia en desarrollo de software u otros campos de la tecnología, pero por sus necesidades, inquietudes o el mercado, han tenido que ofrecer otros servicios o por alguna otra razón disponen de experiencia en campos como marketing, campo financiero, contabilidad o temas legales.

Aprovechar la experiencia de alguien que haya hecho negocios reales y encima sepa tomar decisiones técnicas o ejecutarlas, para mí es crítico para una empresa de Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *