Por favor, pásame la factura de este café

Hace unos meses, quedé con un cliente para tomar un café. No era una reunión de trabajo, simplemente era un café, para hablar y compartir un respiro en nuestras agendas.

Me encanta compartir puntos de vista y experiencias con otras personas que luchan por su negocio cada día. Lo considero algo muy importante, no sólo para cuidar tu red de contactos, sino para aprender de gente que hace cosas de verdad en lugar de sumarse a la fiesta publicitaria de emprender.

Lo que me dejó descolocado fue algo que ocurrió cuando nos íbamos a despedir: mi cliente me pidió que le hiciese factura por ese tiempo que habíamos compartido. “Asier, he aprendido mucho de este café y me has descubierto nuevos puntos de vista de mi negocio que ni me había planteado, por favor pásame factura por esto.”.

Puede que otras personas de perfil consultor más senior hubiesen visto esto como algo normal, pero a mí me chocó rotundamente.

Después de todas las actitudes y aptitudes que te encuentras al montar un negocio en España por parte de personas que buscan liderar un proyecto, sobre todo en Internet, este tipo de anécdotas te dan seguridad en seguir trabajando y mimando la pasión que nos hace caminar a la oficina con ganas de hacer cosas.

Este hecho, que me cogió por sorpresa, me ha confirmado en la importancia de seleccionar muy bien con quien trabajamos, tanto clientes como proveedores, incluso en medio de la crisis que estamos experimentando.

Un comentario en “Por favor, pásame la factura de este café”

  1. Ese contacto es oro puro. Y solo por hacer una cosa muy sencilla y tan poco común, como es valorar el tiempo y el conocimiento de los demás. Si funcionáramos con el mismo respeto y consideración que nos gustaría recibir de los otros, todo sería muy diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *