Por qué mis Tweets caducan

Boceto inicial de Twitter, por JackDorsey (@jack)

Soy usuario de Twitter desde el 2007. Últimamente he reflexionado mucho sobre el uso que se le daba hace seis años a esa herramienta y el que se le da ahora.

Cuanto empecé a usarlo, la gente no relacionada con el mundo tecnológico e Internet, no lo veía como una herramienta interesante, incluso lo veían peligroso y fuera de lugar.

En el 2008 el genial Joan Planas hizo un vídeo en el que se recogían las opiniones sobre Twitter de gente de a pie, fuera de todo ámbito profesional o motivación hacia Internet.

Ha cambiado mucho Twitter desde esos primeros años en los que una herramienta por la que nadie apostaba pasó a convertirse en un poderoso canal para acercarse a personas interesantes, muy activas y que generaban o compartían contenido de valor muy difícil de encontrar hasta esa fecha.

Muchos de los que lo usábamos teníamos blog personal y, además de hablar de temas profesionales, compartíamos opiniones, sucesos y críticas. Se forjó el concepto de microblog, un canal de comunicación personal instantáneo.

Twitter empezó a calar en serio, muchas personas obtuvieron la oportunidad de demostrar su valía y conseguir contactos o darse a conocer, motivo por el cual dicha herramienta llamó la atención de personas que vieron la oportunidad de ofrecerse como consultores profesionales expertos en el manejo de la herramienta.

A raíz de la crisis, empezaron a usar la herramienta para conseguir un empleo, vender sus proyectos o como altavoz publicitario, forzando las cosas, siguiendo a mucha gente, comprando seguidores o inundando de contenido basura los timelines de los que les seguían.

Todo esto desembocó en ruido y una profesionalización forzosa de una herramienta que nació en el 2006 para sustituir los “estados” que nos poníamos en las herramientas de mensajería como MSN Messenger.

Con servicios como Favstar y Klout, donde los usuarios pueden medir su influencia y lo mucho que gustan sus frases al resto de usuarios, apoyados por los medios de comunicación clásicos offline, Twitter finalmente se ha masificado y es tan conocido como Facebook en la actualidad.

Estos últimos seis años he conocido a gente genial en Twitter, he hecho negocios, he podido dar a conocer mis primeros proyectos y he tenido oportunidades que jamás hubiese conseguido por otros medios. Sin embargo, he tenido también experiencias surrealistas con gente que ha asumido conocerme demasiado por lo que leía en mi Twitter, se han dado por aludidas en updates absurdos o han usado algunos sacados fuera de contexto con fines claramente alejados de toda buena voluntad.

He pensado mucho en qué hacer con mi cuenta de Twitter para no perderme las cosas buenas que ofrece, contemplé hacerla privada como hice en el 2008, pero finalmente he tomado la decisión de ir borrando las actualizaciones cada cierto tiempo.

Para ello me he programado un script en php que ha eliminado todos los Tweets que he enviado desde el 2007 hasta Enero de este año, más de 26.000 actualizaciones.

Entiendo Twitter como una canal personal, en el que tiene cabida el compartir lo que hago profesionalmente pero sobre todo lo que hago personalmente, mis aficiones, inquietudes, locuras (me encanta volverme loco y desvariar), escrituras de cosas que imagino o he vivido, sentido y disfrutado intensamente.

Me gusta Twitter como un sitio en el que puedo dejar palabras que tienen sentido (o no) en un momento y contexto específicos, pero no veo que den ningún valor a largo plazo. La limitación de 140 caracteres y el no poder editar lo que has publicado, creo que encaja de forma natural con ese uso.

Algunas de mis actualizaciones mal interpretadas pueden ser plato de mal gusto para ciertas personas, por lo que poniendo una fecha de caducidad a las mismas me aseguro que al menos no dure esa posible molestia u oportunidad para ser sacadas fuera de contexto.

Para contenidos y otros temas que me gusta conservar por alguna razón, utilizo este sitio web en el que además, puedo expresarme sin límites.

¿Quiere decir esto que dejo de utilizar Twitter? No, mientras pueda asegurarme de que puedo eliminar de forma cómoda el contenido que ya no tiene interés para el resto, lo usaré en mayor o menor medida como hasta ahora.

En base a las peticiones que he recibido haré la herramienta que me he programado OpenSource para que cualquiera pueda usarlo.

Sin más, creo que es importante el poder gestionar nuestra comunicación, lo que compartimos y cuando dejar de hacerlo o cambiar la forma en lo que lo hacemos.

10 comentarios en “Por qué mis Tweets caducan”

  1. Totalmente de acuerdo contigo Asier; el uso de esta herramienta ha variado mucho, y cada uno la moldea según sus necesidades pero sin perder la esencia: es un medio de comunicación de la persona, no sólo como un mero escaparate profesional.

    Gracias por dar tu opinión y comentar los motivos que te llevan a eliminar tus updates; creo que además, cada uno debe ser dueño de lo que dice y de lo que no, y si das la posibilidad de controlarlos, sería ideal.

    Espero poder echar un vistazo a ese script y por que no, darle buen uso de ello también.

    Un saludo :)

  2. Yo kitaria hierro al asunto, piensa que hay gente que lee updates tuyos todo el dia desde hace meses y en cierta manera les haces partícipes de casi todo. Si alguno te ha faltado el respeto que le den por saco, seguro que es para ganar la notoriedad que no tiene. Dicho esto, hacer limpieza es bastante sano de vez en cuando.

    1. Hola Ibon, gracias por tu comentario.

      Espero que nadie en su sano juicio, a menos que tenga un problema relacionado con considerarse el centro del mundo, se sienta partícipe de algo negativo que haya escrito. A menos claro está creo, que tenga sus motivos para sentirse por aludido, entonces él o ella sabrá.

      Un saludo.

  3. Ahora si que lo entiendo, pues yo quiero borrar todo 2011 se puede?
    mándame privado en facebook y me dices como…

    Espero que la gente que se piensa que te conoce te deje de incordiar…
    debe ser muy duro y jodido.

    Un beso.

    Abi.

  4. Ya me has picado con el tema…
    Yo por ejemplo mensajes privados suelo erradicarlos enseguida, pero mi Twitter lleva desde 2007 guardando tonterías, y gran parte del tiempo replicándolas a Facebook, donde hasta ahora lo tenía público porque era el mismo contenido que los tweets. O fotos, que subo las que yo quiero a instagram (ya ni redes sociales ni Picasa ni nada).

    Pero es cierto que Twitter cada dia se porta peor con los usuarios, castigando a aquellos que usan la API para en cambio vender los datos a grandes empresas. Es su producto y hacen lo que quieran con él, por supuesto. Pero son mis datos, mis tweets, mis chorradas, y yo también hago lo que quiera con ello.

    Asique tras leer tu post me he parado a pensarlo, y he decidido purgar todo lo anterior a 3 meses. Como no estaba tu script he tirado de Google y encontrado esta herramienta:
    http://www.martani.net/2013/02/wipe-your-oldest-tweets-using-twitter.html

    Lleva un 25% de los tweets borrados y si funciona porque me está bajando el número en Twitter. Además como me bajé el historial de tweets enteros mantengo un backup para mi que es lo que en todo caso podría importar.

    Y aunque no es directamente relacionado, si de rebote, en Facebook indagando he encontrado cómo cambiar la privacidad de todos tus posts antiguos: http://thenextweb.com/facebook/2012/09/24/how-hide-old-wall-posts-public-private-facebook-timeline/
    Bastante interesante para como en mi caso convertir los posts viejos de “públicos” a “sólo amigos”, ya que no puedo borrar ahi (más que uno a uno y me puedo morir).

    Gracias por el post, sin haber llegado a malas experiencias si me has hecho reflexionar bastante sobre dos cosas muy importantes, la información, y cómo la distribuimos por la red.

    Un saludete!

  5. Hola Diego, gracias por aportar al post y me alegro que te haya hecho pensar sobre este tema.

    Mis experiencias no han sido traumáticas ni nada de eso, de hecho en algunos casos quien se ha puesto en evidencia ha sido el autor, pero me han dado qué pensar en más de una ocasión, a pesar de que no me las tomase en serio, sobre lo peligrosa que es la ironía o las burradas que ponemos sacadas de contexto.

    Un saludo y gracias por el aporte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *