Todo está bien

Hace año y medio me vine a vivir a Sevilla. Mi mente me pedía a gritos un cambio drástico en el 2013 tras pelear profesionalmente durante los últimos seis años de una forma muy dura en la zona del Gran Bilbao.

Durante esos años me enfrenté a varios retos, levantar mi anterior empresa Blackslot junto a mis exsocios, en la que ayudábamos en el día a día a clientes que tenían negocios en Internet de diversos tipos enfrentándonos a retos como el del cambio de arquitectura de un conocido portal de enlaces a series con un tráfico de cuatro millones de usuarios únicos al día. También recuerdo el crear Artesanio.com junto a ellos y el genial Jose, el forjar una comunidad técnica excepcional en Vizcaya junto a Fran, Ibon y los que nos ayudan siempre como pueden Vicenç, Eneko, Alfredo, Andoni y sin olvidar a Diego, que arrancó conmigo desde el principio. Dicha comunidad ha hecho posibles eventos como el Bilbostack y los techdays que solemos hacer en diferentes ciudades de España. Estas fueron experiencias increíbles que guardo en mis recuerdos junto a muchas otras de esos días.

Pero a pesar de conseguir hacer cosas con un éxito discutible o no, en el 2011 tomé una decisión muy difícil: salir de los dos proyectos profesionales que había estado defendiendo con mi salud y dedicación: Blackslot y Artesanio. Empecé a construir mi agencia de desarrollo de negocios para Internet Simettric y entré como socio en la empresa de mis clientes 4visionshq. Ese año me había dado tiempo a pensar en que realmente necesitaba un cambio personal con urgencia y estaba decidido a hacerlo.

Realmente esos años atrás habían significado mucho sacrificio. En esos años nunca recibimos ninguna subvención ni ninguna financiación privada externa de inversores y sin experiencia suficiente, aunque conseguimos cosas, yo personalmente cometí muchos errores. El más grave fue pensar que sacrificar mi vida personal, amistades y pareja era un coste perfectamente asumible.

Desde fuera, todo se ve muy evidente y claro, pero cuando estás ejecutando con intensidad un proyecto es muy difícil tener perspectiva si no tienes experiencia. Sobre todo si lo que más tienes es orgullo en bruto, sin pulir.

De cualquier forma en 2012, el año más duro que recuerdo con diferencia, tuve la suerte de reconciliarme con mi antiguo grupo de amigos, personas que no tienen ninguna relación con el campo tecnológico. Creo que esto fue algo que hizo que 2012 pasase de ser un infierno a simplemente ser una experiencia más gracias a disponer de una vía de escape personal diaria.

Hay una cosa curiosa con respecto al concepto de “la zona de confort”, y es que dicha zona no tiene por qué ser cómoda. Me explico, puedes estar pasándolo mal y sufriendo por los motivos personales o profesionales que sean pero aun así, aferrarte a esa situación como si fuese un clavo ardiendo.

Pero hay algo muchísimo peor a pasarlo mal o que las cosas no funcionen y es que lo hagan, pero sin permitirte avanzar para alcanzar objetivos más ambiciosos. Y creedme, si has sacrificado mucho a nivel personal, por mucho dinero que entre en tu cuenta, no se puede sentir que hayas tenido un beneficio o éxito claro.

Tampoco estoy diciendo que ganar dinero no mole, a mí me encanta tener una buena entrada de dinero. En un negocio hay que conseguir una entrada de caja potente o estás perdiendo el tiempo, algo mucho más caro que el dinero. Pero siempre hay que pensar que tú como persona, no eres tu negocio.

Ganar perspectiva

No puedo expresar lo importante que es esto. Ni creo que se pueda conseguir sin experiencia real pero hay un detalle o una forma de pensar que me ha ayudado muchísimo en los últimos cuatro años y es pensar que todo está bien.

Hace unos días Jason Fried, autor de los libros Getting Real, Remote y Rework, escribió este artículo en el blog de su empresa Basecamp (antigua 37signals). En él decía que prefería instagram a Twitter porque en Twitter su círculo cercano tendía a ser muy negativo, algo que le chocaba ya que él conocía a esas personas a nivel personal y no eran tan negativas. Esto le daba una influencia negativa que hacía contraste con instagram, que era mucho más positivo y hacía ver a sus amigos como realmente eran, sin tanta “nube negra” sobre sus cabezas.

Cuando siempre lees a las mismas personas o gente del sector hablando sobre lo mal que está todo, aunque sea en broma, por mucha seguridad en ti mismo que tengas, ese input puede llegar a influirte dudando de si realmente no es posible conseguir lo que quieres cayendo en la falsa confirmación de que no consigues lo que quieres porque todo está mal.

Sin embargo, si piensas que todo está bien, entonces el problema está en ti y en cómo estás haciendo las cosas. Igual no has tomado el camino correcto o no estás viendo las cosas con claridad.

Entonces te mueves e intentas hablar con más gente, conoces personas increíbles que hacen cosas brutales y no están ni en Silicon Valley ni en Marte, están en tu mismo país y están haciendo dinero sin renunciar a la felicidad ni a perder tampoco la ética.

Otra cosa importante para ganar perspectiva es separar tu negocio o proyecto de tu vida.

Puedes plantear tu negocio como una forma de vida, hay muchos ejemplos de esto. Sin embargo esto es muy distinto a poner tu tiempo y tu vida a merced de tu entrada de dinero. A lo que me refiero es que en tu vida puedes hacer muchas cosas, muchos negocios y proyectos, en el que estás es uno más.

Si actualmente estás haciendo los mismos sacrificios que yo hacía en su día pensarás que esto es fácil decirlo y algo también muy evidente, pero para mí no lo es. Bajo esa perspectiva, dejar de meter horas un día de una semana complicada puede significar caos y destrucción. Sin embargo, aunque hay semanas duras y algunos meses hay que priorizar, si no te tomas tiempo para ganar perspectiva acabarás por tener una nube gris encima y por perder perspectiva que afectará a la poca vida personal que te quede y al final, también afectará a tu negocio. Todo puede esperar una semana y a veces, debe esperar una semana.

La idea que pretendo transmitir es que por muy dura que sea la situación, todo puede estar bien. Si crees que trabajas demasiado para conseguir realmente poco, seguro que hay una forma de hacerlo. Si todo lo que escuchas es negativo, seguro que hay alguien que te mostrará un camino que ha podido encontrar que encaja con lo que estás buscando. Si estás trabajando en tu oficina hasta tarde por una entrega urgente, seguro que hay alguien dispuesto a tomarse una cerveza contigo cuando acabes. Puede que esto no sea en tu ciudad, país o se dé en tu círculo profesional cercano.

Pero especialmente en el mundo del desarrollo de software, actualmente se puede conseguir una muy buena calidad de vida obteniendo una buena entrada de dinero.

Sólo tienes que buscarlo.

2 comentarios en “Todo está bien”

  1. Muy bueno el post Asier, muy Zen ;-)

    Me ha gustado y comparto muchas cosas. Creo que no es mas rico el que mas tiene sino el que menos necesita. Si puedes vivir con poco, todo es mas facil.

    Un abrazo

  2. Gracias por el comentario Carlos, me alegro de que te haya gustado.

    Lo importante es tener perspectiva, más que nada para poder disfrutarlo y en el caso de que algo no te aporte, saber encontrar dónde o qué es lo que sí lo hace.

    Tenemos la suerte de que actualmente, la perspectiva es capaz de hacernos prosperar y vivir según nuestras normas.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *