Sobre la normativa de uso de cookies en sitios web

A raíz de la aparición de artículos de abogados haciendo referencia a las primeras sanciones por el uso “incorrecto de cookies”, concretamente este, he decidido publicar por aquí mi opinión sobre el tema.

Contexto

Hace relativamente poco tiempo, se aprobó una reforma por la cual se obligaba a los sitios web que instalasen cookies a notificar al usuario y pedir confirmación de que el mismo deseaba instalarlas en su navegador antes de que el sitio web lo hiciese.

La AEPD publicó una guía para explicar en detalle cómo y por qué se debe avisar al usuario de que el sitio web almacena información en su navegador.

Problema

Podemos decir que todos los sitios y aplicaciones web en Internet a los cuales se accede desde un navegador necesitan usar cookies. Hay excepciones, pero no pertenecen a lo que podemos calificar como sitio web o aplicación web normal.

Algunas cookies permiten que el usuario pueda iniciar sesión, otras recordarle aunque cierre el navegador para que no tenga que volver a indicar su usuario y contraseña, otras ayudan a mejorar la usabilidad y posicionamiento de la página, otras ayudan a mejorar la precisión a la hora de mostrar anuncios al usuario y otras tienen fines que podemos calificar de menos éticos.

Hasta ahora, el uso de las cookies se especificaba en los términos y condiciones del sitio web pero tras la reforma ya esto deja de ser suficiente y tendremos que avisar al usuario de que vamos a instalar cookies – antes de hacerlo – que hacen funcionar cosas tan normales como Google Analytics, videos de Youtube o el ya típico login  de Facebook.

El problema reside en que un aviso similar al que se pide puede echar atrás a una persona que no está entrenada o no entienda muy bien “los riesgos” que conlleva dejar al sitio web instalar las cookies.

Estamos viendo noticias de cómo Gobiernos espían a sus usuarios, cómo redes sociales hacen data mining con los datos de sus usuarios para venderlos a marcas o agencias de marketing, cómo se dan casos de estafa en sitios web y, aunque estas cosas tengan poco o nada que ver con el tema que estamos tratando, los usuarios ya tienen una desconfianza adquirida por ese contexto.

Esa desconfianza también es adquirida gracias a sitios web que permiten ver contenido online como series o películas, en las que al usuario se le bombardea con decenas de avisos en los que debe “aceptar o cancelar” y, dependiendo si se equivoca o no, puede acabar en un anuncio de contenido bien distinto a lo que buscaba.

Personalmente creo que el contexto no es favorable para añadir avisos o notificaciones que alerten al usuario de que vamos a hacer algo que llevamos haciendo desde que existe Internet y no tiene por qué suponer un riesgo a esa persona o su navegador.

Por otro lado, el rechazar el uso de cookies puede generar una mala experiencia de usuario que perjudique directamente al negocio y ventas.

Ni decir tiene que si un sitio instala cookies para mostrar publicidad al usuario y es su modelo de negocio principal, el que el usuario rechace las mismas puede suponer un problema muy serio para dicha empresa.

Una solución mejor

Aunque creo que es labor del usuario conocer de otra forma que existe un contrato con ese servicio y que en ese contrato se especifique cómo gestionar las cookies referentes a ese sitio web, pienso que una solución mejor sería que fuesen los navegadores los que se encargasen de la tarea de avisar al usuario por defecto, sin tener que configurar nada en los mismos.

De esta forma los usuarios aprenderían a reconocer y diferenciar este tipo de avisos, de otros como banners o advertencias que aparezcan en el propio sitio web.

Actualmente recae en el sitio web el poner la advertencia, y eso puede influir a que cada uno use un diseño y textos distintos, en idiomas distintos. Algo que algunos sitios web podrían usar en contra del usuario, mostrando avisos similares para confundirle y terminar llevándole a una página publicitaria o algo más ofensivo.

Cosas buenas que hacemos en España

Hace algún tiempo lo comenté en twitter, la necesidad de crear un sitio web en el que se compartiesen noticias o artículos exclusivamente de cosas buenas que hacemos en España.

Por desgracia, la mayoría de gente que me sigue asumió que se trataría de un sitio que hablase sobre negocios en Internet y tecnología que hacemos en este país. Mi idea es bastante más amplia, llegando a terrenos como arquitectura, arte, medicina, ingeniería y demás campos que nos hagan pensar que este país es todo lo acojonante que realmente es.

Estamos continuamente bombardeados por noticias sobre corrupción, malversación de fondos públicos e incompetencia de nuestros dirigentes políticos. Es el tipo de contenido que vende, lo malo y nuestra necesidad de juzgar y comentar lo que hacen mal otros que viven cerca de nosotros, anhelando las virtudes de otros países, a menudo basándonos en datos falsos o incompletos.

En España hay personas geniales, que tienen iniciativas realmente brutales y que consiguen abrirse paso con muchos menos recursos con los que cuentas otras personas con las que compiten a nivel nacional.

Creo que tener un canal en el cual todos aportemos contenido de forma sencilla, clasificado por categorías a modo de áreas y por años, nos daría una perspectiva diferente sobre el país en el que vivimos y nos motivaría a todos por mejorar y estar a la altura que merecemos.

Creo que el mayor reto del sitio es compartir el contenido, a modo de enlaces de forma similar a meneame.net, no haría falta programar nada, creo que con un CMS tipo Pligg funcionaría de sobra.

Tampoco veo necesario generar el contenido por los propios usuarios, es decir escribiendo los artículos en lugar de aportar el contenido, eso haría aún más costoso el proyecto. Pero sí se necesita un core de comunidad que aporte enlaces para que la idea funcione.

Sin más, creo que podría ser una iniciativa muy interesante y necesaria ahora mismo.

La importancia del copy, más allá del SEO

Sin duda, el texto es el elemento más importante en cualquier sitio web. Aunque en este artículo hablaré sobre sitios web y no aplicaciones web, en éstas últimas los textos son críticas para la usabilidad y experiencia de usuario.

Sin embargo en los sitios web, especialmente en los sitios web de venta de producto, el texto tiene unas funciones tan críticas con obvias: la comunicación y explicación del producto o servicio. Por descontado, si el producto es el contenido, contenido tipo texto, la importancia del propio texto debe ser priorizada ante cualquier otro elemento.

Todo esto que parece obvio, encierra todo un mundo de posibilidades que influyen directamente en el diseño del sitio web y sobre todo la base de su organización: la arquitectura de la información.

Un diseñador web a quién respeto un montón, Goio de La Personnalité, señalaba en el blog de esa agencia una reflexión que defendía cómo y por qué a un diseñador se le debe facilitar un buen trabajo de contenido y de copy para que pueda realizar su trabajo de forma óptima.

Hay muy buenos profesionales copy en España, pero sinceramente creo que el hacer tú los textos y pensar en cómo enfocarlos, sobre todo en algo tan crítico hoy en día como es el sitio web de tu negocio (o tu sitio web personal), es un ejercicio muy didáctico acerca del propio producto que vendes, la forma en la que lo vendes y en general la estrategia de comunicación que vas a seguir con respecto a todo esto.

Pero hay un dilema en el que personalmente siempre caigo cuando hago este ejercicio. Internet hoy en día te suministra un montón de herramientas que te permiten medir de forma objetiva lo que buscan tus clientes y usuarios día a día en Google u otros buscadores. Una de las tareas más importantes a la hora de plantear un buen SEO es conocer estas búsquedas y ofrecer un contenido que encaje para atraer a tus clientes, midiendo los resultados para asegurarse que efectivamente los resultados atraen a usuarios nuevos con un porcentaje de rebote lo más reducido posible.

Podríamos pensar que los textos que describan nuestros productos o servicios, deberían seguir a rajatabla las palabras clave que nos permitan tener un buen SEO. Yo pienso que objetivamente esto es correcto, siempre y cuando midamos los resultados ya que en muchos casos el contexto concreto de nuestro producto nos puede dar alguna sorpresa.

Sin embargo, tengo una opinión muy personal que añade una puntualización a esto. Creo que los consumidores no siempre actúan objetivamente y en ocasiones, textos que no tienen nada que ver con lo que buscan directamente, funcionan.

Creo sinceramente en la seducción como arte, un arte que se puede aplicar en este escenario. Tú puedes llevarte a una persona a la cama una noche, esto no es complicado, sobre todo si te es indiferente qué persona sea siempre que cumpla unas pautas físicas y unos límites de locura determinados en ese momento. Sin embargo la seducción funciona de forma distinta, no es a corto plazo, y cuando se produce, el usuario se engancha de forma intensa e incluso intenta contagiar esa intensidad a otros usuarios, a menudo también posiblemente seducibles. Creo que con los clientes y usuarios de un sitio web ocurre una cosa parecida.

Un sitio web puede seducir con sus detalles, pero sobre todo con sus textos. No estoy diciendo que todo el texto debe ser subjetivo, el SEO importa y se debe cuidar, pero una buena combinación entre las dos formas de expresar lo brutal que es tu producto, puede ser una mezcla increíblemente efectiva.

Por ejemplo en la página de producto de servidores VPS Nitro de Mediatemple, se ha hecho un esfuerzo notable es hacer notar al usuario el por qué debe pagar 2400$/mes por un servidor virtual. Aunque en la página aparecen los términos VPS Server en el title y en el contenido, vemos otro tipo de texto corto que nada tiene que ver con explicaciones técnicas o términos que un usuario utilizaría para buscar servidores virtuales.

Otro ejemplo es la web del nuevo Basecamp, el software para gestionar proyectos de una gran compañía como 37signals. Aunque en el título de la ventana o pestaña del navegador vemos claramente el término de búsqueda que persiguen, los textos que explican el producto emplean un lenguaje más humano y atractivo que el que podríamos encontrar en este otro sitio web que vende un software similar.

Creo que a la larga estos detalles a la hora de plantear los textos de tus productos te hacen conocer mejor a tus clientes o usuarios y te hacen mejorar la comunicación del producto que vendes. Por supuesto la labor de analítica web y el feedback que se pueda recoger de usuarios reales del sitio web es muy importante para realmente saber si estos textos son efectivos o no.

Evidentemente, al igual que ocurre a la hora de seducir a una persona para otros fines, lo que vendes debe ser auténtico y en consonancia con lo que describes, es decir, debe haber una buena experiencia de usuario, de otra forma nunca se sostendría.

Sobre la longitud del texto, existe una técnica  denominada long sales letter que hace mucho hincapié en presentar los beneficios de un buen producto de forma concreta. Esta técnica ha demostrado de forma objetiva que puede generar resultados increíbles.

En cualquier caso mi punto es que probablemente tus usuarios agradecerán que no les trates como a estúpidos usuarios sin personalidad que únicamente están hambrientos de información objetiva sin personalidad acompañados del menor precio posible, hay excepciones claro, pero tú decides a quién quieres seducir.

Las normas sociales

Estos días me estoy releyendo el libro Las trampas del deseo de Dan Ariely, ya que tiene distintos ejemplos que explican ciertos resultados curiosos que estamos obteniendo de algunas de las acciones de marketing que estamos ejecutando desde Blackslot.

Uno de estos ejemplos relata un estudio práctico que se hizo en una guardería de Israel. En dicho estudio quisieron determinar si aplicar una multa a los padres que llegasen tarde a recoger a sus hijos, mejoraba visiblemente su puntualidad.

En Israel, según los profesionales que realizaron este estudio, se cree que el sentimiento de culpa es un buen medio para conseguir resultados de la sociedad.

El resultado del experimento fue desastroso, ya que los padres eliminaban automáticamente su sentimiento de culpa y sensación de fallo al pagar la cantidad acordada en la multa.

Lo sorprendente sucedió cuando en la guardería volvieron a quitar su política de multas y lejos de disminuir el número de retrasos, aumentaron tanto el número de padres que llegaban tarde como la repetición de las ocasiones en las que este hecho se producía.

La conclusión es que una vez que aplicamos una norma mercantil a una norma social, la norma social desaparece.

En esta misma línea otros estudios describen la forma en la que las personas que se encuentren en un entorno social, están más dispuestas a trabajar gratis sin importar demasiado el coste físico del trabajo, que a cambio de una cantidad modesta de dinero. Incluso en el caso de que ofrezcamos un regalo, estarían más dispuestos a realizar el trabajo por él sin conocer su valor exacto que sabiendo exactamente el precio del mismo.

El libro nos cuenta la conocida historia de un maestro samurai que enseñaba Kendo gratuitamente a sus alumnos. Un día le pidieron que les cobrase, ya que lo consideraban injusto, y su sensei les dijo que si tenía que poner un precio a sus clases, estaba totalmente seguro que ellos no podrían pagarlo.

Hoy en día en internet las reglas sociales lo son casi todo. No podemos introducirnos de cualquier forma ni fiarnos de nuestra lógica o de los resultados que obtendríamos en otro tipo de medios con determinadas acciones. Afortunadamente cada vez tenemos más herramientas para medir a corto plazo los resultados de nuestras iniciativas, aprender y reaccionar a tiempo.

Idea: sistema de recomendación de contactos en Twitter

Desde hace un tiempo he estado dándole vueltas a un sistema de recomendación de contactos en twitter.

Filtrar por listas es efectivo para seguir las actualizaciones de las personas que más me interesa lo que suelen decir, pero de vez en cuando suelo consultar el stream del resto para captar nuevos contactos o enterarme de cosas que no veo en estas listas privadas.

He observado que podría automatizar el flujo de entrada y salida de contactos en las listas que he creado, para ello necesitaría crear un sistema que en base a ciertos patrones me sugiriese qué usuarios debo dejar de seguir en mis listas y cuales debo agregar.

Existen herramientas como http://www.muuter.com/ (gracias César por la recomendación), que permiten silenciar actualizaciones que contengan palabras que no quiero leer. Esto no me termina de convencer, ya que es posible que no me moleste que puntualmente un contacto diga “goool” (no me gusta el fútbol), o que mencione lo bueno que es su trabajo como SEO/socialmedia (bueno quizá en estos casos si que me vería tentado a dejar de seguirle :)

El sistema que propongo se basaría principalmente en lo contrario, es decir sería un sistema de recomendación basado principalmente en listas blancas.

De entrada se me ocurren los siguientes requisitos:

  • Dado que el sistema no me podría dar la información nada más registrarme, debería guardar mis contactos en su base de datos y evaluar sus updates cada cierto tiempo para compararlos a los criterios que he especificado en mis listas blancas y negras. Cada semana me podría sugerir nuevos cambios en mis listas privadas es decir, si debo agregar o quitar a alguien de las mismas.
  • Ya que la aplicación seguiría updates de mis contactos, y de los contactos de los demás usuarios, no estaría mal que me recomendase contactos que no esté siguiendo actualmente.
  • La aplicación analizaría mis propios updates, extrayendo las palabras que más repito usando estas como un criterio para distinguir una posible afinidad con respecto a otros usuarios. Podría tomar dichas palabras como criterios para una lista blanca y las que estén tageadas (es decir con #) en un update con la etiqueta #ironic en una lista negra.
  • La aplicación me permitiría poner una serie de filtros basados en expresiones regulares. Las expresiones regulares, aunque son difíciles para un usuario normal, permiten una mayor precisión de filtrado, que es lo que más me interesa. Gracias a ellas podría filtrar mucho más fácilmente usuarios que les guste el fútbol, hagan retweets sin aportar nada sobre temas que no quiero seguir o al revés, el sexo del contacto en base a las terminaciones sintácticas de ciertas palabras e infinidad de filtros mucho más flexibles que pudiese tener con simples palabras clave o la api del propio twitter. Estos filtros podría aplicarlos tanto en listas blancas como en listas negras.
  • Para dar más precisión a las listas blancas, la aplicación me permitiría especificar palabras clave y otros criterios más típicos en una aplicación de este tipo.

El algoritmo que evalúe qué contactos de twitter deben estar en las listas que sigo o cuales no, deberá calcular estas prioridades según los criterios descritos anteriormente y su recurrencia en los updates de estos usuarios. Es decir, si un usuario tiene muchos updates seguidos con criterios en una lista negra, se irá antes de mi bandeja de entrada que un usuario que tenga los mismos updates pero en intervalos de tiempo más largos y con otros updates de por medio que sí me interesen.

Pienso que podría ser una aplicación muy útil, si tenéis alguna sugerencia u os parece una tontería, dejad comentario.

Domo-kun and devil ducks

Siempre es interesante ver otros puntos de vista y aportaciones :)

Redes sociales, empresas y personas

En los últimos tres años hemos descubierto el poder que tienen este tipo de sitios y servicios web sobre las empresas, consumidores y personas (que van incluídas en el grupo anterior y en algunas ocasiones, también en el primero).

También hemos observado lo torpes que somos, especialmente cuando nos interesa explotar económicamente este tipo de herramientas, precisamente porque somos conscientes de la influencia que estos medios poseen sobre las personas a las que queremos seducir.

Lo curioso del asunto es que se nos olvidan los errores cometidos en otros medios en el pasado y, por muy evidente que estos errores sean para el público objetivo de nuestras estrategias, nos ciega el objetivo de nuestras acciones y no nos deja ver si lo que realmente hacemos al usuario le interesa, o por el contrario le estamos invadiendo de una forma tan clara y molesta que todas esas acciones se vuelvan en nuestra contra.

Un ejemplo de estas acciones puede ser el uso de twitter para la promoción de una marca. Personalmente soy usuario activo de twitter desde 2007. En ese año, los usuarios de twitter que realmente eran activos, pertenecían a un grupo de profesionales digamos “avanzados tecnológicamente”. Dichos usuarios buscaban y encontraban en twitter reflexiones, recursos y comentarios escritos desde un teclado sobre el que una mano dirigida por los pensamientos e inquietudes de una persona real, y claramente acomodada en la cultura geek, trataba de compartirlos a un mundo que deseaba que los escuchase y sobre todo, respondiese.

Actualmente vemos como algunas empresas, por su propio torpe pie o aconsejadas por otras empresas también dotadas de pies similares, tratan de hacerse ver en en stream de twitter (flujo de mensajes que los usuarios de twitter van enviando a sus seguidores). Para ello, empiezan a seguir a miles de usuarios, envían recursos relacionados o no con los valores y misión de su empresa, usan métricas para estudiar cuantas personas han leído dichos mensajes y valoran la efectividad de su campaña en base al número de respuestas de sus seguidores. En algunos casos los resultados son fructíferos y en otros no tanto, pero lo que sin duda son casi todos, desde mi opinión, erróneos a largo plazo.

Explico esto en los siguientes puntos:

1) En twitter hay una regla básica que también es portable al mundo real y de empresas: no puedes escuchar y conversar con 2000 personas o más a la vez desde una misma cuenta.

No si estamos hablando de conversaciones, en las que un individuo expresa lo que quiere decirte y tú lo asimilas, lo entiendes, sacas tu propia conclusión y respondes con tu reflexión al respecto. Añadimos la problemática de tener que hacerlo en un mensaje con un límite de 140 caracteres.

Puedes tener contratados a XX personas que mantengan tu cuenta pero, ¿realmente esas personas trabajan en la empresa? ¿la conocen en profundidad como para dar una buena respuesta a los comentarios de tus usuarios? De ser así.. ¿por qué no son ellas mismas las que representan de forma subjetiva a tu marca? Vamos al punto 2.

2) Nadie se va a tomar una cerveza con tu logotipo.

Puedes usar twitter con la cuenta de tu empresa o tu marca para muchas funciones: informar sobre el estado de tus servicios a tus usuarios, de lo que se dice en prensa sobre tí (si crees que a alguien le puede interesar), enlazar a los post del blog de tu empresa, responder las quejas u opiniones de tus usuarios… Todas son formas de usar twitter pero, asegurate primero que tu respuesta a la comunidad formada por tus clientes es adecuada fuera de ese medio. No hay nada peor que alguien al que Telefónica ha llamado a las 4am, reciba una petición de amistad de Telefónica en twitter.

Sin embargo ese usuario quizá si siga a un profesional que trabaje en Telefónica en un campo afín al suyo o que sea de su interés.

Nadie se va a enamorar de tu logotipo pero quizá sí de las personas que trabajen con el objetivo de que ese logotipo sea un icono (en el buen sentido) para las comunidades de tus usuarios.

Sin embargo hay excepciones, o ejemplos menos malos, como el caso de MediaTemple en el que las personas detrás de las actualizaciones de twitter en la empresa, están identificados en cada actualización.

3) En algunos casos Twitter no es el medio.

¿Creéis que twitter es un buen medio para un taller de coches? Pongo ese ejemplo, como podría poner el de una panadería que vende sus productos localmente.

Puedes crearte tu cuenta en twitter y mostrar tus reflexiones sobre el pan, creándote un branding personal que te posiciones como uno de los mejores panaderos del mundo. Pero si intentas hacer ver que tu panadería de barrio en Madrid es la mejor para un usuario de Cádiz, puede que tu éxito se vea reducido considerablemente.

Para este último caso quizá servicios como 11870 sean más adecuados.

4) En algunos sitios debes elegir: o eres serio o eres informal.

Muchas personas utilizan Twitter para conocer gente dentro de un ámbito profesional y personal, por lo que sus actualizaciones a menudo mezclan mensajes irónicos, serios, reflexivos, informales y algunas veces en tono de broma.

Algunas personas no pueden estar preparadas para algun tipo de mensaje según el contexto y un ejemplo de ello suelen ser personas que empiezan a utilizar las redes sociales tipo Linkedin o Xing para contratar a personal, forjar relaciones corporativas o asuntos profesionales de otro tipo. Algunas de estas personas no conciben una cercanía tan directa y prematura, menos aún mensajes demasiado informales. Tampoco entienden en algunos casos Twitter y en otros hasta lo desconocen.

Estoy hablando de casos como la integración de Twitter con Linkedin, por ejemplo. En twitter es posible seguir las conversaciones, en linkedin no. Un usuario puede visitar tu perfil para ver tu currículum o curiosear quién dirige la empresa a la que acaba de contratar y encontrarse con un apasionante conjunto de mensajes que has escrito sobre el mundo del travestismo o comentarios sobre el atractivo de algun icono femenino/masculino actual, con material gráfico incluido (u otros temas que puede que dentro de un contexto sean comprensibles y dentro de otro no tengan sentido).

Y fuera del marco de twitter también podemos encontrar iniciativas similares en facebook o tuenti.

Sin preocuparse de por qué los usuarios usan estas redes y cómo las usan, algunas empresas crean sus cuentas como personas en Facebook o Tuenti (a poder ser mujer de 20 años) y empiezan a agregar amigos.

En la mayoría de casos se empiezan a ver estrategias similares a los que se pueden ver en Twitter. ¿quién será el primero en atreverse a abrir una ventana de conversación en Tuenti o Facebook a los usuarios que te tienen como amigo, con el fin de hacer encuestas o envíar puro spam?

Reflexionemos, los mercados son conversaciones, conversaciones entre personas. Dejemos los logotipos y estrategias de venta tan evidentes, conozcamos a nuestros clientes, tomémonos un café a diario con ellos y cultivemos su confianza en persona.

Hosting 1.0 para la web 2.0

En internet las cosas han cambiado. Hace años se avecinaba un cambio, una evolución en internet, al que muchos bautizaron con el criticado nombre (con razón) “web 2.0″.

Al margen de la oleada cool que se ha generado, provocado por dicha evolución, se ha notado un cambio en el uso y desarrollo para internet, el usuario ahora tiene más facilidades para automatizar la obtención y divulgación de información.

Tan importante es ese cambio, que realmente una persona que quiera competir en internet y no sea capaz de integrarse y aprender de él, estará fuera de todo éxito.

Las empresas dirigidas por personas medianamente inteligentes se han dado cuenta hace ya bastante tiempo que deben no sólo adaptarse al cambio, sino cambiar de una forma real en su forma de trabajar y sobre todo de acercarse al consumidor.

Se ven nuevas formas de hacer las cosas, nuevas proezas en forma de aplicaciones y servicios web enfocados de una forma cada vez más humana y cercana al usuario.

Sin embargo todos esos servicios y aplicaciones dependen de algo sumamente importante y crítico: infraestructura de sistemas.

Esa infraestructura en España es suministrada actualmente por empresas de hosting, pero no terminan de adaptarse de una forma clara al cambio que sus propios clientes ya están asumiendo y demandan.

De nada sirve una aplicación desarrollada respetando buenas prácticas, patrones de diseño y optimizada al máximo si los servicios que consume no están preparados para aguantar la demanda que puede tener por parte de sus usuarios.

Ya no vale con migrar a una máquina más grande o escalar horizontalmente, se necesita un respaldo por profesionales con experiencia en sistemas que sean conscientes y entiendan las preocupaciones de los arquitectos de la nueva web.

Por supuesto, los obsoletos planes compartidos que encontramos en servicios de Hosting de este país, no tienen sentido para este tipo de escenarios.

Los desarrolladores web cada vez requieren tecnologías más versátiles y se ven necesitados sobre todo de las útimas versiones de sus herramientas con las que poder crear y ofrecer servicios realmente innovadores.

Muchos de esos desarrolladores se ven obligados a considerar otras opciones fuera del país, que ofrezcan servicios aparentemente mejor enfocados a lo que demandan o que sean más baratos.

Pero esto no es una solución o una opción para algunos de ellos, ya sea por la necesidad de disponer de un soporte cercano o un tiempo de respuesta de red aceptable, y finalmente se ven limitados por empresas que no les interesa o que no pueden adaptarse a sus necesidades.

Supongo que no soy el único que piensa de esta forma o que ha visto esta necesidad de cambio. ¿Qué experiencia tenéis vosotros en ese sentido? ¿Echáis de menos o necesitaís algun servicio que ahora mismo las empresas de hosting en España no os ofrecen?

Emprende Web Bilbao

Hace algunos meses intenté organizar un evento para desarrolladores php en Bilbao. La idea era juntar a personas que desarrollasen aplicaciones web para compartir experiencias.

El problema fue que el mismo tema del evento limitaba a los asistentes y no atraía al resto de la gente que no desarrollaba en php, pero si desarrollaba en otras tecnologías web.

Emprende Web surge como una posibilidad para el que esté interesado en charlar con emprendedores y profesionales técnicos de la web de tu a tu, mientras se toman unas copas.

En Bilbao es muy difícil encontrar eventos tipo a Iniciador o First Tuesday y también lo es encontrar a profesionales y emprendedores inquietos con ganas de desarrollar y exponer sus ideas al resto.

Javi Jiménez y yo creemos que aunque los primeros eventos empiecen con pocos asistentes merecerán la pena, ya que en este tipo de cosas cada persona que conozcas es toda una experiencia.

De momento el próximo Jueves 24 a las 19:30, os esperamos en el Pub Dubliners. Nos vemos en el Emprende Web ;)

emprendeweb.org

Más información: Primera quedada Emprende Web en Bilbao