El pornógrafo emprendedor

Durante esta última semana necesitado tomar una semana de descanso por diversas razones de peso y, mientras lo hacía, he tenido la oportunidad de leer este apasionante libro escrito por Gavin Griffiths.

El pornógrafo emprendedor (The accidental Pornographer), relata la aventura en la que se embarcó Gavin Griffiths al comprar (por una libra) la compañía inglesa responsable de publicar la revista Erotic Review, después de dejar su acomodado puesto en eyestorm.com.

Es una historia de fracaso, de esas historias que podrían haber sido todo un éxito pero que terminaron mal, por cometer un par de errores que cualquier emprendedor podría haber cometido. Sin embargo, para los que estamos en el mundo emprendedor de forma activa, sabemos perfectamente que el fracaso es experiencia pura, dura y muy útil. Irónicamente en España fracaso se asocia a humillación pública y convierte a su protagonista en una especie de pobre iluso.

Gavin sin embargo expone la experiencia con pasión, de una forma clara, muy didáctica y con un excelente humor que te engancha a su historia de principio a fin.

Me ha encantado leer este libro ya que fusiona de una forma genial dos de mis temas favoritos, el sexo y los negocios. Se lo recomiendo a cualquiera que esté pensando en emprender, le interese el tema o esté emprendiendo y crea que las cosas no van como deberían.

Los 6 sombreros para pensar de Edward de Bono

Acabo de llegar de un fin de semana muy completo en Zamora (con una agradable tarde de sábado en Salamanca :)) y he visto el post sobre Brainstorming que ha publicado en su blog Carlos Mantero. Al leerlo me ha venido a la memoria una técnica de pensamiento en grupo para tomar decisiones, crear estrategias y evaluar ideas junto a su futura implementación, que viene recogida en el libro “6 sombreros para pensar” de Edward de Bono, el cual me recomendó hace algún tiempo Alberto Cuadrado.

La verdad es que la técnica de los 6 sombreros es bastante útil para evitar divagaciones, poder exprimir las ideas y recursos de cada uno de los integrantes de un equipo ante la necesidad de tomar una decisión en un momento determinado, sin tener nada claro cuales son las opciones disponibles.

En ese tipo de reuniones de toma de decisiones se requiere de mucha objetividad pero, la parte subjetiva es también muy importante. Es posible que otros elementos menos racionales (a simple vista) jueguen un papel crucial y aporten nuevas opciones nunca antes vistas.
Por otro lado, algunas decisiones basadas en la objetividad pueden hacer daño al ego de una persona que, con motivos o sin ellos, no está de acuerdo con una decisión determinada.
Es habitual también, que por diversos motivos implementados en la naturaleza humana (que friki soy xD), no se expresen todos los puntos de vista ni opiniones en su total claridad.

Con la técnica de los 6 sombreros se reducen de una forma ágil estos últimos problemas ya que, obliga a cada uno de los integrantes del grupo a adoptar un papel como si de una actuación se tratase.
Poniéndonos el sombrero de color rojo, deberemos mostrar nuestra opinión más subjetiva sin dar ninguna explicación…
Con el blanco deberemos aportar objetividad absoluta sin tener en cuenta nuestro afecto a una determinada opción a aceptar…
Con el negro deberemos hacer polvo esa opción de manera objetiva (aunque subjetivamente estuviésemos de acuerdo)…
Con el amarillo deberemos apoyar objetivamente esa opción (aunque estuviésemos en desacuerdo)…
Con el verde plantearemos, con creatividad, otras opciones e ideas nuevas o mejoraríamos la que tenemos entre manos y..
Con el azul, dirigiremos todo el proceso, aseguraremos que cada uno use el sombrero que debe y decidimos que sombrero ponernos en cada momento.

Es un libro muy interesante, útil y fácil de leer.