Lluvia y uñas pintadas de negro

La ventana estaba entreabierta. Cientos de gotas de lluvia trataban de entrar al mismo tiempo en la habitación para terminar su estrepitoso viaje desde el cielo. Esa habitación en la que tantas noches de lectura, tantas noches de pensamientos, preocupaciones o ilusiones por cosas insignificantes te quitaron el sueño.

Pero esa noche era distinta. Esa noche, una aguja de diamante se quedó sin el surco de un disco de vinilo que no dejaba de girar esperando a que alguien le diese la vuelta para devolverle la caricia de su compañera que tan sola se sentía. Compañera que protestaba con un sonido parecido al que producían las gotas de lluvia cuando chocaban contra la ventana en un intento esta vez de miraros o de quizá, comprender lo que sentíais al besaros.

Decenas, cientos, miles de besos que no se limitaban a una zona en concreto, caricias que no descansaban, no cedían en su tenaz misión de recordar el tacto, la forma, la reacción de cada centímetro de su cuerpo. Mordiscos sin fuerza, sin hambre de carne pero con mucha sed de sensaciones que no eran fáciles de saciar, que tú no querías saciar.

No querías dejar de jugar a desabrochar cada botón de su camisa mientras te hundías en su cuello de tela para besar el cuello que en realidad estabas buscando, emprendiendo un lento camino con tu lengua hacia sus hombros, memorizando su olor para siempre y escuchando con atención cada cambio en su respiración. Ella, optó por levantar tímidamente la parte inferior de tu camiseta a rayas en un intento nada tímido de alcanzar tu piel, notar su calor y dibujar formas en tu espalda con sus uñas pintadas de negro.

Masajes en los pies para dummies

Ante todo no me considero un experto en este campo, este es un intento por reunir algunas cosas que he aprendido practicando y leyendo sobre el tema.

Aunque un masaje en los pies puede formar parte de un juego sexual (si no lo has probado te animo a hacerlo), no tiene por qué ser exclusivo del sexo. Pulp fiction cuenta con un grandioso diálogo sobre este tema (vídeo inferior desde el minuto 1:08). (Por comentar: es bien sabido que es posible provocar orgasmos en algunas mujeres con este tipo de prácticas)

Esto lo escribo pensando en lo que creo que es interesante para dar un buen masaje a una persona y conseguir que se relaje e incluso lograr proporcionarle una experiencia placentera, pero nunca una terapia curativa o un tratamiento físico. Es muy importante que si lo que te interesa es lo segundo, vayas a un profesional experto en el tema y no sigas leyendo esto.

Al margen de las tonterías que puedas leer en libros sobre el tema, no necesitas hacer un ritual para dar un buen masaje de este tipo, lo que necesitas es principalmente tener ganas de hacerlo. En algunos libros mencionan que debes crear un buen ambiente, tener una temperatura idónea, aplicar determinados aceites, debéis estar tumbados de una determinada forma y un montón de requisitos más que pueden hacer que al final la cosa no sea todo lo espontánea que debería y se pierda parte de la “magia” que envuelve al asunto.

Una norma muy importante es que dar un masaje con prisas o para cumplir, no es una buena idea. Si lo haces como parte de un juego sexual, busca un sitio tranquilo o un momento en el que sepas que no vais a ser interrumpidos. Recuerda que es tan importante tener ganas de hacerlo como de recibirlo.

Este tipo de cosas puede ser un buen acompañamiento o servir como juego a modo de caricia mientras se realiza otro tipo de actividad, por lo que un buen momento para hacer este tipo de cosas posiblemente sea cuando estéis viendo una película, ella esté leyendo o le quieras contar o proponer algo (tendrás más papeletas para salirte con la tuya ;)). Puede también ser un buen comienzo de una serie de juegos preliminares.

Asegúrate de que tus manos no estén demasiado frias, le gustará más si siente calor. Recuerda que los pies, y sobre todo la planta de los mismos, es un sitio muy sensible y tener las manos demasiado frias puede dar una sensación no muy agradable precisamente.

Se puede recibir un masaje en los pies con los calcetines puestos, no es lo mismo, pero en muchas ocasiones es totalmente correcto.

Hay tres zonas muy importantes que debes tener en cuenta siempre a la hora de dar este tipo de masajes: el tendón de aquiles, el empeine y la zona de los dedos.

Es buena idea hacer o pedir a tu pareja que rote el tobillo, haciendo círculos con el pie, antes de aplicar el masaje, de esta forma el pie estará más relajado.

Puedes comenzar con las dos manos, pasando la palma de las mismas por los laterales de cada pie desde el talón hasta la zona de los dedos en sentido opuesto (como si tratases de calentarlo).

Entre el tendón de aquiles y el tobillo, se encuentra una de las zonas más importantes a la hora de aplicar un masaje. En esa zona puedes jugar aplicando movimientos circulares. Puedes aplicarlo en la zona exterior, en la interior o en ambas a la vez.

Sujetando el pie con el pulgar situado en la planta, justo en el arco inferior, es buena idea aplicar un movimiento con la palma de tu mano cubriendo la zona entre los dedos de los pies y el comienzo de la pierna del empeine, para después aplicar movimientos desde la zona interior a la exterior del pie.

La zona de los dedos es importante también, sobre todo la parte que hay entre los mismos. ¿Te acuerdas cuando estirabas y amasabas plastilina de enano? (si no lo has hecho, no has tenido infancia xD) Pues más o menos así debes tratar cada uno de los dedos de tu pareja. Luego pasa las llemas de tus dedos por la zona que hay entre los mismos.

La planta del pie debe tratarse con decisión y aplicando un poco de presión, ya que si lo hacemos suave podemos provocar cosquillas, que no es lo que pretendemos en este momento. Por esa zona podemos hacerlo con movientos circulares o en horizontal sobre todo en la zona del talón y por debajo de los dedos.

Esto creo que puede ser un buen comienzo con el que puedes hacer a tu pareja un poco más feliz ;)

El porno pierde protagonismo frente a las redes sociales en internet? Pues va a ser que no..

Segun Economist.com el tráfico en internet relacionado con información pornográfica, ha descendio significativamente con respecto a la penetración al uso de las redes sociales por parte de los usuarios.

La actriz porno Kelle Marie (3410 usuarios únicos al día, 100$ dólares al mes por usuario) opina algo al respecto [You tube: 2:30]