Inicio

Alcanzando objetivos

Sí, sigo vivo, de hecho creo que no he estado nunca tan vivo como hasta ahora.

Este año me plantee algunos objetivos, de los cuales estoy a pocos días de conseguir dos: perder peso y montar una empresa.

Conseguir  perder peso ha sido fácil. En realidad era cuestión de reordenar mis hábitos alimenticios,  regular mi horario y mantener mi hora diaria dedicada a hacer algo de ejercicio.

El año pasado estuve durante una larga temporada trabajando en casa, eso junto algunos errores que cometí (grandes lecciones que he aprendido) hicieron que mis horarios se sumiesen en un riguroso y caótico desastre, donde ni de casualidad comía ni cenaba a la misma hora, ni contaba con una dieta precisamente sana. Era habitual encontrarme cenando a las 3 de la mañana, por ejemplo.

Todo esto ha cambiado, he empezado a desayunar (dos veces), comer sin pan, merendar y cenar pescado (el pescado y yo nunca nos habíamos llevado bien) y lo más importante, seguir un horario constante (excepto en algunas situaciones que es inevitable romperlo).

He perdido 10 kilos en 2 meses, supervisado por la gente de Natur House, que es la que me ha guiado en todo el proceso. Como efectos secundarios he notado mejor concentración y predisposición a la hora de ejecutar tareas.

Por otro lado, montar mi empresa está siendo una de las mayores experiencias de mi vida. Mi familia piensa que estoy loco, mis amigos saben que estoy loco, la gente que me conoce piensa que estoy tirando mi vida y mi cordura por el más profundo e impenetrable de los retretes, pero yo estoy disfrutando de cada segundo de la experiencia.

No hay un día que no aprenda una cosa nueva. Por ejemplo, he aprendido que nuestro país es un auténtico circo en todos los temas de ayudas para emprendedores. Cuanto antes aceptes que la única ayuda que te va a brindar tu país para desarrollar tu negocio, está casi exclusivamente  relacionada con hacerte perder el tiempo, antes podrás concentrarte de una forma óptima en tu negocio.

No digo que pases de todas las subvenciones, todo lo que puedas conseguir ha de ser bienvenido, pero no te obsesiones demasiado con el tema. Tu objetivo principal debe ser conseguir trabajo y dichas ayudas parecen estar diseñadas para la clase de personas que tiene alergia al mismo.

Otra cosa que es vital aprender es a no aceptar proyectos que no tengan que ver con el foco de tu negocio o con lo que quieras conseguir en tu proyecto. A priori y más teniendo en cuenta la situación económica en la que estamos,  cualquier proyecto que te veas capaz de ejecutar, sobre todo si proviene de una empresa con cierto prestigio o “importancia”, pero que no tenga nada que ver con lo que estás planeando ofrecer en este momento, te va  a parecer “la oportunidad” para empezar. Puede que lo sea, pero también puede desviarte de tu camino y que a medio plazo te arrepientas de haber creado una empresa en la que no querrías trabajar. Concretamente esto me da mucho miedo, y no se si estoy equivocado pero, pretendo ser todo lo cauto que pueda en este sentido.

Por ejemplo, nuestra empresa va a ofrecer servicios de gestión y administración de sistemas para internet. No va a ser una empresa de hosting, no es nuestro objetivo principal.

Nuestros servicios se dirigen a empresas y desarrolladores con proyectos en internet, que tengan unos requerimientos más avanzados de lo que puede oferecer un servicio de hosting estándar. Y nuestro foco se encuentra principalmente en proyectos en internet.

Disponemos de soluciones de sistemas propias, pero nuestros clientes pueden contar con servidores contratados en cualquier parte del mundo con cualquier proveedor del mundo, incluso con soluciones basadas en Cloud Computing. Nuestro servicio principal es la gestión, automatización y optimización de esas infraestructuras de sistemas.

Nuestro objetivo no es crear una gran empresa en dos años, entendiendo “grande” por volumen de clientes, lo que realmente buscamos es criar y mimar una empresa a la que a cualquiera que tenga un perfil técnico e inquietud por los sistemas y la creación de cosas en internet, le gustaría ir a trabajar con** ilusión** todas las mañanas.

Y en este punto estoy, moviéndome todo lo que posible a un ritmo brutal junto a mi socio y trabajando como no he trabajado en mi vida. Aunque estamos acostumbrados, estos meses nos está tocando y nos va a tocar aún más movernos mucho por toda España, por lo que es muy posible que coincidamos.

Por cierto, me están ayudando mucho las técnicas GTD de David Allen y me ha sido tremendamente útil la lectura de El arte de empezar y La semana laboral de 4 horas.

PD: Si a alguien le debo un email, no me he olvidado de vosotros pero no está de más reenviar.