Inicio

La comodidad de no ser creativo

Una de las cosas que más rabia me da de algunas personas es la habilidad que tienen para limitar sus propias expectativas de éxito ante cualquier reto.

Además, dichas personas sienten la necesidad de intentar convencerte, con argumentos que ellos creen contundentes, de que tú tampoco eres capaz de conseguir lo que te propongas, especialmente si lo que te propones es algo inalcanzable para ellos (desde su punto de vista).

Es tan habitual encontrarte con personas escépticas a conseguir algo fuera de lo que ellos consideran habitual, que desde hace tiempo voy con pies de plomo en abrirme o explicar mis retos a cualquiera en las primeras conversaciones.

Soy una persona con una mentalidad demasiado creativa,  hasta tal punto que en según que casos o para qué tipo de trabajo puede ser un problema. Sin embargo me encanta esa cualidad en mí, ya que evita que me convierta en una persona que pueda pensar que es incapaz de conseguir algo de una determinada trascendencia sin una determinada cantidad de recursos.

Hoy en día hay que ser realista, pero limitarse a uno mismo lo considero algo muy triste. Día a día estamos aprendiendo que ya no vale el copiar, el ser totalmente condescendiente con la opinión de los que todo el mundo considera expertos en algo, el seguir el camino de la mayoría, el conformarse con la situación que tenemos porque no se puede cambiar y sobre todo el asumir que cualquier intento de conseguir cualquier cosa fuera de “lo normal” es en vano.

Y es que además la creatividad, si se quiere conseguir algo y no se dispone de grandes recursos, debe ir acompañada de constancia y capacidad para soportar muy bien el sacrificio. Es posible que estos sean demasiados requisitos, cosas para las que no nos han preparado desde pequeños en las aulas y que nuestro entorno haya intentado, por todos lo medios y de manera constante, que veamos a las personas creativas o que consiguen cosas “diferentes” como seres que han tenido la suerte y el privilegio de recibir ese don tras beber la sangre de un dragón o algo parecido.

Mucha gente piensa que la creatividad no es para todo el mundo. No estoy de acuerdo, yo creo que es demasiado cómodo no ser creativo. También creo que es necesario, ahora más que nunca, que cultivemos de forma natural nuestro lado creativo para tomar decisiones, sin limitarnos. Me gusta mucho lo que comenta Edward de Bono en sus libros sobre este tema.

Hay técnicas para entrenar tu forma de pensar para que mejore su punto de vista creativo, pero creo que lo principal es creer que puedes hacer cualquier cosa antes de nada. Después ya viene el trabajo y la constancia, pero eso es otro tema.