Inicio

Por qué mis Tweets caducan

Boceto inicial de Twitter, por JackDorsey (@jack)

Soy usuario de Twitter desde el 2007. Últimamente he reflexionado mucho sobre el uso que se le daba hace seis años a esa herramienta y el que se le da ahora.

Cuanto empecé a usarlo, la gente no relacionada con el mundo tecnológico e Internet, no lo veía como una herramienta interesante, incluso lo veían peligroso y fuera de lugar.

En el 2008 el genial Joan Planas hizo un vídeo en el que se recogían las opiniones sobre Twitter de gente de a pie, fuera de todo ámbito profesional o motivación hacia Internet.

Ha cambiado mucho Twitter desde esos primeros años en los que una herramienta por la que nadie apostaba pasó a convertirse en un poderoso canal para acercarse a personas interesantes, muy activas y que generaban o compartían contenido de valor muy difícil de encontrar hasta esa fecha.

Muchos de los que lo usábamos teníamos blog personal y, además de hablar de temas profesionales, compartíamos opiniones, sucesos y críticas. Se forjó el concepto de microblog, un canal de comunicación personal instantáneo.

Twitter empezó a calar en serio, muchas personas obtuvieron la oportunidad de demostrar su valía y conseguir contactos o darse a conocer, motivo por el cual dicha herramienta llamó la atención de personas que vieron la oportunidad de ofrecerse como consultores profesionales expertos en el manejo de la herramienta.

A raíz de la crisis, empezaron a usar la herramienta para conseguir un empleo, vender sus proyectos o como altavoz publicitario, forzando las cosas, siguiendo a mucha gente, comprando seguidores o inundando de contenido basura los timelines de los que les seguían.

Todo esto desembocó en ruido y una profesionalización forzosa de una herramienta que nació en el 2006 para sustituir los “estados” que nos poníamos en las herramientas de mensajería como MSN Messenger.

Con servicios como Favstar y Klout, donde los usuarios pueden medir su influencia y lo mucho que gustan sus frases al resto de usuarios, apoyados por los medios de comunicación clásicos offline, Twitter finalmente se ha masificado y es tan conocido como Facebook en la actualidad.

Estos últimos seis años he conocido a gente genial en Twitter, he hecho negocios, he podido dar a conocer mis primeros proyectos y he tenido oportunidades que jamás hubiese conseguido por otros medios. Sin embargo, he tenido también experiencias surrealistas con gente que ha asumido conocerme demasiado por lo que leía en mi Twitter, se han dado por aludidas en updates absurdos o han usado algunos sacados fuera de contexto con fines claramente alejados de toda buena voluntad.

He pensado mucho en qué hacer con mi cuenta de Twitter para no perderme las cosas buenas que ofrece, contemplé hacerla privada como hice en el 2008, pero finalmente he tomado la decisión de ir borrando las actualizaciones cada cierto tiempo.

Para ello** me he programado un script en php que ha eliminado todos los Tweets que he enviado desde el 2007 hasta Enero de este año**, más de 26.000 actualizaciones.

Entiendo Twitter como una canal personal, en el que tiene cabida el compartir lo que hago profesionalmente pero sobre todo lo que hago personalmente, mis aficiones, inquietudes, locuras (me encanta volverme loco y desvariar), escrituras de cosas que imagino o he vivido, sentido y disfrutado intensamente.

Me gusta Twitter como un sitio en el que puedo dejar palabras que tienen sentido (o no) en un momento y contexto específicos, pero no veo que den ningún valor a largo plazo. La limitación de 140 caracteres y el no poder editar lo que has publicado, creo que encaja de forma natural con ese uso.

Algunas de mis actualizaciones mal interpretadas pueden ser plato de mal gusto para ciertas personas, por lo que poniendo una fecha de caducidad a las mismas me aseguro que al menos no dure esa posible molestia u oportunidad para ser sacadas fuera de contexto.

Para contenidos y otros temas que me gusta conservar por alguna razón, utilizo este sitio web en el que además, puedo expresarme sin límites.

¿Quiere decir esto que dejo de utilizar Twitter? No, mientras pueda asegurarme de que puedo eliminar de forma cómoda el contenido que ya no tiene interés para el resto, lo usaré en mayor o menor medida como hasta ahora.

En base a las peticiones que he recibido haré la herramienta que me he programado OpenSource para que cualquiera pueda usarlo.

Sin más, creo que es importante el poder gestionar nuestra comunicación, lo que compartimos y cuando dejar de hacerlo o cambiar la forma en lo que lo hacemos.